Si no lo haces tu, lo hará tu competencia

 

Sabemos que estar bien posicionados en el mercado, nos ayudará a conseguir nuestros objetivos y ventas. ¿Pero porqué las Pymes e instituciones son tan reacias a considerar y emprender una estrategia corporativa en el ámbito creativo y digital?

Posiblemente una de las causas sea la ignorancia de la repercusión de no tener una imagen y estrategia corporativa a la altura de las exigencias del mercado y de la competencia. Cuando se valora el gasto económico que esto implica, se pasa por alto el gasto y repercusión negativa que implica no tener un buen diseño e imagen de empresa, que a la postre genera muchas peores consecuencias que la inversión en un activo importantísimo para la empresa.

¿Pero cualquier adaptación y táctica es positiva?. «No»

Es complicado o «casi imposible» que la calidad no sea proporcional con un coste justo y una ejecución técnica correcta. Por ejemplo, si van a una primera cita y quieren causar una buena impresión regalando un buen vino, tendrán que invertir en calidad y marca. No digo que no haya vinos correctos y con calidad óptima por un precio asequible incluso barato, pero si no quieren tentar a la suerte le recomendamos no invertir en vino en tetrabrik si quieren causar una buena primera impresión.

Lo mismo ocurre con la imagen de nuestra empresa, producto, etc. Claro que existen profesionales que utilizando patrones sin ningún tipo de análisis previo le ofrecen un «logotipo» a precio muy económico, pero…, ¿usted quiere eso para su empresa?. La imagen que muestre al exterior será su identidad y lo que representa, con todas las consecuencias. La tipografía, el color, los recursos utilizados, la adaptación a su material promocional le proporcionaran categoría y prestigio o todo lo contrario. Su competencia seguro que está trabajando y crear valor a través de su imagen, ¿a que espera?.

La imagen corporativa necesariamente llevará consigo una estrategia de comunicación, donde se quiere llegar, y a quienes queremos hablar. Por que si no se realiza una estrategia global para nuestra marca, posiblemente nos quedaremos en las puertas de algo mucho más interesante y eficaz, en resultados claro está.

La imagen de su empresa no debe ser solo un logo bonito, con un color agradable y una tipografía elegante. Debe ser el resultado de donde y porqué se quiere comunicar lo que somos y nuestros valores, y lo más importante, hacerlo de forma coherente pero también siendo innovador. Debemos recordar que en esto reside como te verán los demás y por consecuente como te valorarán.

En definitiva, actualizar su táctica corporativa en branding y marketing no se resume en hacer un logotipo o una web (lo más barato posible), sino en ser consciente y dar valor a una estrategia de marca con consecuencias positivas y enfocado en la calidad y coherencia empresarial.

 

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia
Abrir chat